Medio ambiente y Sostenibilidad

ODS

En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente o el diseño de nuestras ciudades.

Labelfood adopta como referencia estos valores universales como forma de proceder en su actividad empresarial.

green world

Cuando hablamos de gestión medioambiental en el sector HORECA, nos referimos a soluciones innovadores para disminuir el desperdicio de alimentos o a proyectos de innovación en la gestión del agua, la eficiencia energética y en la higiene.

En efecto, los retos medioambientales podrían englobarse en cinco retos fundamentales:

Alimentar a una población creciente en entornos localizados de escasez de recursos.

Gestionar el agua de forma más sostenible.

Mantener la competitividad industrial en un entorno de incertidumbre jurídica y dependencia energética.

La mejora de la eficiencia de procesos y mitigación del cambio climático.

Minimizar el impacto ambiental de los envases, etiquetas y de otros residuos.

Tratamiento del desperdicio alimentario

Posiblemente el aspecto fundamental lo confiere el hecho de que un 55% de los consumidores (según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) considera muy relevante la gestión medioambiental en el momento de la compra. El medio ambiente ha dejado de ser una moda para convertirse en una de las claves de la competitividad del sector.

LabelFood ofrece productos y servicios específicos con un impacto positivo en el medio ambiente. Principalmente, son los siguientes:

1

Tanto en el diseño integral de una solución, como los productos que ofrecemos, están optimizados en el consumo energético.

2

Nuestros sistemas de producción son de alta eficiencia energética.

3

Proporcionamos soluciones para la gestión automatizada del desperdicio alimentario.

4

Sistemas de etiquetado ecológico.

En referencia a la gestión de desperdicios, las soluciones que ofrecemos se basan en el control de caducidades de los productos, con una serie de avisos automáticos que controlan el alimento. También se dispone de sistemas para un control de peso y de una cocina inmediata.

Los sistemas de etiquetado ecológico priman aquellos productos que, a partir de un análisis objetivo, presentan unas cualidades de menor impacto ambiental que la media de productos semejantes puestos en el mercado.

Las etiquetas ecológicas son un conjunto de instrumentos de regulación, gestión y verificación ambiental, que sirven como herramienta informativa verificable y exacta sobre los aspectos ambientales de productos y servicios. Tienen el objetivo de fomentar y satisfacer la demanda de aquellos consumidores que reclaman productos y servicios que causen un menor impacto en el medioambiente.

La concepción inicial del etiquetado ecológico estaba dirigida a satisfacer tres funciones principales:

  1. Reducir el impacto ambiental originado como consecuencia de la fabricación, distribución y comercialización de un producto,
  2. Incentivar a los fabricantes y vendedores para que pongan en el mercado productos menos contaminantes.
  3. Informar y educar a los consumidores de cara a un mejor conocimiento en la elección que supone la adquisición de un producto o servicio concreto.

Entre las diferencias actuaciones que están presentes como requisitos en algunos reglamentos y normas específicas para obtener la etiqueta ecológica cabe destacar las siguientes actuaciones y decisiones en el mismo proceso del diseño del producto:

Productos modulables, que sean fácilmente desmontables y reparables,

Utilizar componentes y elementos de unión estándares,

Que consuman poco agua y energía,

Diseñar el envase y embalaje a la vez que se diseña el mismo producto (visión integral del producto),

Reducir el peso y volumen de los productos y de sus envases y embalajes,

Considerar el espacio y el peso que van a ocupar

Desmaterializar los productos eliminado aquellos componentes por sustitutos inmateriales sin perder funcionalidad,

Multifuncionales, integrando dos o más funciones en un mismo producto intentando que a la finalización de la vida útil de uno pueda, quizá funcionar la otra/s tareas que realiza el producto,

Donde se aumente la eficacia, incrementándose el número de usuarios por unidad de producto,

utilizar materias primas renovables,

Reducir aquellas partes y componentes que no aportan valor al producto (eliminar lo superfluo),

Utilizar materias primas que tienen su etiqueta ecológica

Productos con una vida útil más larga,

Facilitar, la final de la vida del producto, su reutilización, reciclabilidad o valorización de éste,

Emplear pinturas y barnices con contenido en disolventes orgánicos nulos o mínimos, recubrimientos superficiales sin sustancias peligrosas y evitar el uso de productos tóxicos

Productos que han sido elaborados mediante tecnologías limpias,

Utilizar subproductos e incorporar materiales reciclados,

Utilización de combustibles de menor impacto ambiental